Su asesor le informa

Bienvenidos a nuestro espacio de comunicación en el que le presentamos información que esperamos sea de su interés. Ramón Lleonart.

¿Impuesto de Sucesiones? ¡Que lo pague otro!

¿Alguna vez se ha planteado si sus herederos serán capaces (económicamente hablando) de poder pagar los impuestos que generará heredar el patrimonio que Vd. va a transmitirles?

Si Vd. pertenece a la generación cuya cultura económica le ha impulsado a fomentar el ahorro “para el día de mañana”, a incrementar su patrimonio  cual esforzada hormiga traída de la fábula de Esopo, para “dejar algo a mis hijos cuando yo falte”, debe tener en cuenta algo muy importante: a su fallecimiento, tras el velatorio, las honras fúnebres, los funerales y demás actos solemnes para recordar las bondades del difunto y lo mucho que le echaremos de menos, nunca faltará una  invitada a la fiesta: Doña Agencia Tributaria, que puede venir sola o acompañada de don Ayuntamiento (no los compare, por favor, con la cigarra. Éste es otro tema).

Doña Agencia Tributaria comparece con la finalidad de gravar el caudal hereditario, integrado por la totalidad de bienes y derechos de los que fue titular el finado y que el Impuesto de Sucesiones sujeta a tributación. Don Ayuntamiento es algo más recatado; sus alas se despliegan “solamente” sobre los inmuebles de naturaleza urbana, más concretamente sobre el incremento del valor de los terrenos que gozan de dicha condición. Popularmente se conoce este impuesto como la “plusvalía municipal”. Eso sí, cuidado con él, pues en determinadas regiones de nuestro paisaje nacional su voracidad supera, con creces, a la de Dª. Agencia.

Como no hay nada más esclarecedor que un ejemplo, les proponemos el siguiente supuesto: a Tomeu Castell i Bellver, residente en la Comunitat Autònoma de les Illes Balears, se lo llevó el destino al otro mundo hace unas semanas; fue un conocidísimo empresario en su localidad, no sólo por haber atendido su negocio familiar hasta su jubilación, sino por haber cosechado multitud de amistades. Dado su talante emprendedor y cualidades personales, sus pompas fúnebres se prolongaron durante días; pero a su afligida familia, espiritualmente derrotada por la inesperada pérdida, le esperaba lo que en el aspecto material sería lo peor: de una parte la comparecencia de Dª. Agencia Tributaria, y de otra la de D. Ayuntamiento.

Cabe señalar que Tomeu era previsor y años atrás decidió visitar al notario para otorgar testamento, en el que nombró herederos universales por iguales partes e indivisas a sus dos hijos, reservando el usufructo vitalicio de todos sus bienes a su muy amada esposa Catalina, que tiene 64 años (esto es: la propiedad del naranjo se transmite a los hijos y las naranjas serán para la esposa hasta que le llegue la fecha de caducidad).

Antes del transcurso de 6 meses, a contar desde el día siguiente al del fallecimiento, los herederos de Tomeu deberían comparecer ante Dª. Agencia Tributaria de les Illes Balears con la liquidación del Impuesto de Sucesiones en una mano y la carta de pago del impuesto en la otra. A tal fin, analicemos el patrimonio de Tomeu a fecha de su defunción, que estaba integrado por los siguientes bienes: (1)

  • La mitad del piso que constituía la vivienda habitual de la familia (la otra mitad es de su queridísima esposa), adquirido hace 15 años. Su valor: 55.000 euros. Valor del suelo: 11.000 euros.
  • Un espacio de aparcamiento adquirido hace 10 años y valorado en 4.500 euros. Valor del suelo: 780 euros.
  • El chalet de veraneo en la playa, escriturado hace 21 años, valorado en 225.000 euros. Valor del suelo: 190.000 euros.
  • Un local, que recibió en herencia de sus padres hace 25 años, valorado en 140.000 euros. Valor del suelo 65.000 euros.
  • Cuentas bancarias varias, cuyo capital asciende a 30.000 euros.
  • Acciones de varias entidades cuyo valor de cotización era de 30.000 euros el día del fallecimiento.
  • Un automóvil valorado en 3.000 Euros.

Total del caudal hereditario (Incluido ajuar doméstico):                         502.125 euros.

Cuota Impuesto de Sucesiones (en Baleares):

  • Cónyuge:                                                                                             867,81 euros
  • Cada hijo: 1.426,72                                                                         2.853,44 euros
  • Total Impuesto Sucesiones (Dª. Agencia Tributaria): 3.721,25 euros

Cuota Impuesto sobre el Incremento de Valor de los

Terrenos de Naturaleza Urbana (plusvalía Municipal)

(todos ellos ubicados en Palma de Mallorca):

  • Cónyuge:                                                                                         6.778,46 euros
  • Cada hijo: 10.167,68                                                                     20.335,36 euros
  • Total Plusvalías (D. Ayuntamiento):                                            27.113,82 euros

Coste total de la “fiesta”:
3.721,25 + 27.113,82 = 30.835,07 euros
(2) 

(1)    Las valoraciones expuestas han sido efectuadas de conformidad con las normas de valoración de los respectivos impuestos y a fecha de defunción.

(2)    Los músicos y la fanfarria van aparte.

 Observe que en caso de que los llamados a la sucesión no gocen de recursos propios suficientes (dinero disponible) para atender al pago de los impuestos, deberán proceder a liquidar, esto es, convertir en efectivo (porque aquí no matamos a nadie), parte del patrimonio que reciben antes del transcurso de 6 meses desde el fallecimiento de Tomeu. Y a todo ello, súmele la fanfarria (gastos de entierro, incineración, flores, esquelas y demás: otra pasada).

Nuestra propuesta es la siguiente: que lo pague otro. Todavía está a tiempo de contratar un seguro de vida, con cuyo capital sus herederos podrán hacer frente al pago de los impuestos sin que ello signifique tener que desprenderse de los bienes heredados. Además, por el capital que cobren gozarán de bonificación en el pago del impuesto de sucesiones (según la legislación vigente hoy).

Y no resulta caro, véalo en el siguiente ejemplo:

 

Edad del asegurado

Prima cobertura de Vida+Invalidez (€/año)

Capital 30.000 €

Prima cobertura de Vida+Invalidez (€/año)

Capital 50.000 €

35

----

72,00

40

71,91

118,00

45

125,38

207,00

50

206,60

343,00

55

329,90

548,00

60

496,10

825,50

 

Pongamos que tiene Vd. 50 años: ¿Le supone mucho sacrificio invertir 56 o 93 céntimos diarios? Si un café le cuesta 1,20 euros, cada día podría pagar la prima, por el mismo precio, y le sobra para la propina. Y sus herederos seguro que se lo agradecerán.

Estamos para asesorarle. Y si se decide, no lo dude: consúltenos. Contacte por mail en Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., o telefónicamente al 971.464.300 ext. 20 (Marian).